viernes, 29 de julio de 2016

A mi abuelo. José Cedeño Navarro, Primer Alcalde Democrático de Setenil de las Bodegas. In Memoriam.

Fografía de D. José Cedeño Navarro en el Ayuntamiento de Setenil ejerciendo de Alcalde democrático. 1981.

Hola amig@s,
En esta entrada me enfrento a uno de los artículos más duros y a la vez más deseados de hacer desde que tengo el blog. Se trata de hacerle un artículo homenaje a una persona que fue muy especial para mí en mi vida, D. José Cedeño Navarro, mi abuelo.
Siempre recordaré a mi abuelo por su gran corazón hacia nosotros… Era una persona buena y querida por todos, una persona que transmitía paz y cariño.
Hay muchas anécdotas de él que podría contar… Por ejemplo, le encantaba contarnos historias de todo tipo, eso sí casi siempre terminaba desviándolas hacia su gran pasión: “la política”. Le encantaba estar en familia, con su esposa, sus 6 hijos y nietos. Una de sus pasiones era la cocina, le encantaba hacer barbacoas, tenía buena mano para cocinar, al punto de que hacía unos riñones en salsa que quitaban el sentido… Jamás he vuelto a probar unos riñones como aquellos que preparaba mi abuelo.
Cuando rememoro mi servicio militar en Ceuta, allá por 1995, no puedo evitar pensar que aquellos 9 meses fueron, gracias a él, más llevaderos. Si pude permitirme muchas cosas fue por su ayuda, ya que cada vez que venía de permiso, y eso era todos los fines de semana, él siempre me daba un buen regalo para echar la semana atrás y para que comiera bien. Sin duda, me crié a sus pies… Me críe a sus pies porque su hijo pequeño, y muy querido por mí ya que somos como hermanos, mi tito José Antonio Cedeño Lebrón, es mayor que yo tan sólo un año y algunos meses. Por esta razón, pasé muchísimo tiempo en casa de mis abuelos y, por tal, el roce hace el cariño.
Adoraba a sus nietos, se le cambiaba la cara cuando uno de esos renacuajos se le acercaba y le daba un besito…  Se le echa de menos, se le echa mucho de menos, tanto por su sabiduría como por su saber estar y aconsejar. Porque, a pesar de que decía casi orgulloso “que era analfabeto y que nunca anotaba nada”, yo le decía que no, porque considero que mi abuelo, para la época que le toco vivir,  fue una persona muy inteligente que hizo de la nada absoluta una vida muy digna, consiguiendo grandes cosas y grandes momentos que le han hecho hacer historia.
Porque si retrocedemos en el tiempo,  mi abuelo nace en Pruna, en la provincia de Sevilla, en 1932. Llega a Setenil con 14 años. Empieza trabajando en el campo como jornalero, lo normal en la época. El campo no daba para mucho y era un trabajo estacional. Por ello, no tarda mucho en marcharse para buscarse la vida y su primer destino fue Madrid, ciudad donde consiguió un trabajo como camarero y, posteriormente, de vendedor, como más tarde nos contaría; relojes, neveras, radios, televisiones, etc, vendió de todo. También estuvo en Holanda durante un año en los años 60, trabajando en una fábrica textil, luego se fue a Suiza,  en el año 62 o el 63, contratado o timado por Franco, como él decía. Decía que eran más de 7.000 personas emigradas de todas partes de España -desde Galicia a Andalucía- buscando trabajar en el campo. Recuerdo que me contó que en Suiza tuvo muy mala suerte.
Lo que sucedió es que, por lo visto, le habían requisado a muchos jornaleros el pasaporte. Él, tras este incidente, se quería volver a España porque, por aquél entonces, tenía una familia que apenas comenzaba, en ese momento tenía ya 3 o 4 hijos y no estaba ahorrando nada, no tenía nada que pudiera mandar a su familia. Había estado allí, durante 40 días, y quería volver. Cuando pidió su pasaporte, su jefe se negó a devolvérselo y empezó a hablarle de la policía, para intimidarle. Imaginemos el miedo que se debe sentir ante una situación así, tan lejos de tu casa. Vista la situación, decidió marcharse, y eligió como destino Zúrich, en un viaje sin dinero ni pasaporte.  Su intención fue básicamente la de ir al Consulado a pedir ayuda. Decía que en ese trayecto encontró a un gallego que se encontraba en su misma situación y que, cuando la noche cayó, se encontraron en la calle, bajo la lluvia, esperando a la llegada de la mañana siguiente para poder ver al cónsul, algo que consiguieron. Me contaba que, nada más verlo, el cónsul se echó las manos a la cabeza y dijo “más gente con el mismo problema… No puedo hacer nada por vosotros”. Mi abuelo entonces le dijo que les habían quitado la documentación, con lo que no podían conseguir trabajo y que si él, que era el cónsul español, no podía darles la documentación o ayudarles a volver a España, no sabía quién podría hacerlo. Al final, parece que hubo arreglo tras un rato de charla; los llevaron a un sitio que estaba bastante bien, todo hecho de mármol… Mi abuelo lo calificaba como un bonito hotel.
A la mañana siguiente, se los llevaron desde una comisaria hasta la estación de tren y los subieron a los dos en el tren con una escolta policial hasta llegar a Ginebra, donde les prepararon la documentación y les dieron unos billetes de tren y un sándwich a cada uno, subiéndolos al final a un tren que los llevó hasta la frontera, más concretamente a Port Bou.
Pasaporte de mi Abuelo D. José Cedeño Navarro.

Por aquella época, mi abuelo contaba con familiares allí, en Cataluña, concretamente con su madre y sus hermanos, todos emigrados al norte. Uno de sus hermanos fue allí primero y, luego, se llevó a toda la familia consigo. Mi abuelo se quedó unos cuantos días con ellos, pero su destino era, sin duda, Setenil, que es donde volvió, pero por poco tiempo… Ya que tenía que trabajar.
Recuerdo que nos contaba que el siguiente lugar donde se marchó fue a Francia, para trabajar en la fábrica de Renault cerca de París, donde consiguió un contrato de tres meses y, tras finalizar ese contrato, adquirió otro de otros tres meses más para trabajar en el campo. Pero es, sin duda, en la fábrica de Renault donde mi abuelo descubre su pasión por la política, allí conoce a grandes políticos. Nos contaba que allí había un profesor de Antequera que tenía totalmente prohibido volver a España y que era el representante de los trabajadores. Nos contaba que empezó a leer los diarios y a involucrar a los trabajadores en debates.  Y, en el tiempo escaso que le quedaba durante el fin de semana, solía ir a la plaza de España en París con muchos trabajadores españoles. Me decía con alegría que iban a escuchar a la Pasionaria, Dolores Ibárruri y a Santiago Carrillo, el líder comunista exiliado por aquél entonces.
Pero él decía que pasaban miedo también. Eran 5 viviendo en un piso en un barrio muy a las afueras de París, fueron 6 meses, con gente aquí, de Setenil. Sus compañeros tenían mucho miedo, le decían que tenían que regresar a España, que al volver serían encarcelados si seguían allí mucho más tiempo, supongo por sus implicaciones políticas en un país extranjero.
Así que, regresó a Setenil, donde empezó a involucrarse en la lucha política. Él contaba que inicialmente solían encontrarse en Ronda, y siempre de manera clandestina, escondidos. Venia un hombre de Sevilla, un hombre por lo visto muy próximo a Felipe González. Ellos, mientras tanto, aprendían todo el tiempo: qué era el partido, lo que la política era, todo, porque todo era nuevo para ellos y empezaban prácticamente desde cero.

Él me contaba que, a medida de que la muerte de Franco se iba acercando, él y un compañero del partido se dedicaban a distribuir panfletos propagandísticos en la carretera que recorre Ronda, Arriate y Setenil. Estaba, sin duda alguna, sembrando el germen, los cimientos del despertar político y  de unos grandes e históricos acontecimientos. Pero la Guardia Civil los buscaba, algo que ellos sabían. Por eso, mi abuelo solía contar que él siempre tuvo la maleta lista para huir a Francia, en el caso de que fuera necesario. Incluso la familia le llegó a pedir que parara, que lo dejara. Mi abuela, que era una bendita, le decía que iba a ser su ruina, pero él siempre luchó porque tenía muy claro que su padre había muerto por dicha causa y que él también estaba dispuesto a asumir ese riesgo, el de morir, si fuera necesario. Unas palabras que, siendo muy duras, reflejan a una persona de ideas muy claras.
 Recuerdo que nos contaba que su padre, mi bisabuelo, murió porque era socialista y porque luchó valientemente en la Guerra Civil, aunque finalmente se tuvo que esconder tras finalizar la guerra por sus ideales. En aquellos años, mi bisabuela y su familia tenían muy poquito para comer. Tras esta situación, los nacionales le dijeron que le pidiera a su marido que volviera a casa, que no le ocurriría nada. Así se hizo y el hombre volvió, confiado, a Pruna para estar con los suyos, a los que tanta falta hacía.

Por increíble que parezca, bastaron tan sólo varios días  para que, por lo visto, un torero muy adinerado, fascista y de mucho poder dijo simplemente que mi bisabuelo debería ir a la cárcel.  Mi abuelo nunca supo el  por qué de la acusación de dicho hombre hacia su padre, siempre pensó que quizás se debió a las envidias o quizás, simplemente, por demostrar su poder, ya que en aquellos primeros años después de la guerra podías ser encarcelado o asesinado por cualquier cosa. No hubo, pues, compasión hacia mi bisabuelo tras esa simple frase del torero: fue detenido y mandado a la prisión del Puerto de Santa María, donde murió. Resulta innecesario saber cómo moriría, nos lo podemos imaginar. El peor de los golpes, más allá de lo ocurrido es que sus captores ni nadie relacionado tuvo  el detalle de contarle a la familia lo ocurrido y, lo cierto es que nunca más, como ocurriera en tantos otros casos, volvieron a verle.

Mi abuelo contaba muy apenado la situación crítica en la que quedó sumida su madre, ahora viuda, con cinco hijos pequeños a su cargo. Bien tenía que hacer algo para alimentarlos, así que como muchas personas de la época en circunstancias similares, se tuvo que dedicar al estraperlo. Para tratar de aliviar sus vicisitudes, llevaba café y tabaco de un sitio para otro. Pero lo trágico es que, un día, la Guardia Civil la cogió y le quitó todo lo que llevaba encima y el poco dinero que tenía para sobrevivir al día a día. Y, para postre, la multaron. En aquella época no tenia modo alguno de pagar o de impugnar la multa, sanción que tenía que pagar. Así que fue condenada a prisión durante tres meses y 10 largos días en Sevilla, teniendo a cinco hijos huérfanos a su cargo. Por fortuna, pudo dejar a los niños con una vecina. Mi abuelo me contaba que eso era así en la época de Franco, que se iba a la cárcel por nada. No quiero ni puedo imaginarme siquiera el infierno que  esa mujer tuvo que pasar.
Aún recuerdo que decía mi abuelo que, cuando Franco murió, todo el mundo en el pueblo estaba en la calle, preguntándose qué ocurriría. La gente estaba asustada porque no sabía qué estaba ocurriendo. Él decía que supieron muy poco por la televisión, quizás  todo lo contrario, puesto que la televisión llamaba a la calma y desinformaba diciendo que “no pasa nada, no cambia nada” pero las cosas, afortunadamente, sí cambiaron.
Mi abuelo y el Gobernador Civil paseando por el pueblo. 1982.

Un año después de la muerte de Franco, la situación política empezó a cambiar y, aquellos que estaban más al corriente en lo que concierne a política, empezaron a avanzar las cosas en los pueblos. Aún había,  en palabras de mi abuelo, mucho miedo.
Empezó a organizar el sindicato de CCOO en Setenil. No era legal ni mucho menos en aquella época, pero pronto tuvo un total de más de 2000 afiliados y él lo encabezaba como presidente, al frente de este gran ejército obrero. Él me contaba que lo que pasó entonces es que había aquí un profesor, una persona muy querida, que daba clases a personas que no sabían leer ni escribir. Era comunista y había nacido y vivido siempre aquí. Esta persona fue a ver a mi abuelo con alguien de CCOO de Alcalá del Valle, Tuvo, pues, mucho contacto con este hombre de Setenil pero él nunca perteneció al Partido Comunista. Cuando estuvo al frente de CCOO en Setenil, mi abuelo trató de hablar siempre con todo el mundo, de la misma manera y nunca, nunca jamás con miedo; él consultaba las cosas con los jefes locales, fueran del partido que fueran, intentando establecer un diálogo o punto de conexión con ellos. Siempre intentaba arreglar las cosas antes de entrar en acción. Pero claro, eso no es lo que los otros -el profesor y otros comunistas- querían. Solían discutir con él porque no querían tener nada que ver con nadie que hubiera sido fascista. Esa era la gran diferencia entre mi abuelo y ellos.  Vista la situación, le tuvo que decir a este aliado suyo que uno de los dos debía irse del sindicato puesto que la situación era insostenible. Tras estos incidentes, vino gente de Cádiz, gente del sindicato, diciéndole que no debería irse, incluso intentaron disuadirle de hacerlo. Pero él, al final, se fue al entender que no había equilibrio posible dentro de aquella situación. Me contó también que en esa época, CCOO estaba afiliada al Partido Comunista, mientras que el otro sindicato, la UGT, al Partido Socialista. Él era socialista; su padre fue socialista… Él llevaba al Partido Socialista en la sangre y no al Comunista. Esa es, por lo tanto, una de las razones que explican otra de las causas –si no la principal– de su abandono.

Me acuerdo de que decía que había un barbero en el pueblo que quería fundar una peña de flamenco y darle el nombre de su padre, mi bisabuelo, en honor al socialismo del que siempre hizo gala. Por lo visto, este barbero era un fuerte socialista, coetáneo de mi bisabuelo. Por lo visto, estaba bastante convencido de que el partido tenía que organizarse o que siempre sería secundario y accesorio a  los comunistas. El problema era entonces que todo el mundo quería unirse a los sindicatos, pero nadie a los partidos políticos imaginamos que por la ignorancia de su propia suerte.
Decidieron, finalmente, organizar al Partido Socialista en Setenil para poder participar en las siguientes elecciones. Y empezaron a hacer campaña electoral, me contaba mi abuelo en voz baja:  pom, pom, pom (puerta a puerta) en 1979, en las primeras elecciones que se daban aquí en Setenil desde la Segunda República, Empezaron, pues, a organizarse, a ir puerta a puerta pidiendo el voto y con una  publicidad brutal. Ir casa por casa era la única manera de pedir el voto, de la única forma posible de hacerlo en una época en la que aún imperaba el miedo.
 Según mi abuelo, el Partido Socialista no designó candidatos en ese momento. Dependía de ellos, de los sindicatos y no del partido. Tenían entre 20 y 40 personas como miembros del partido y todo estuvo listo a tiempo. Me confesó que en un primer momento no estaba en su mente el hecho de presentarse como candidato a la Alcaldía, más que nada porque no tenía estudios, su educación era la propia del campo y su ortografía era muy mala. Pero él decía, orgulloso, que organizaron una buena lista, todo oficial, con los nombres y apellidos de los participantes, sus documentos de identidad, etc. y 11 o 12 personas se presentaron a las elecciones, todas -dice- buenas personas, muy buena gente. Pero, según él, nadie quería encabezar la lista y presentarse como candidato a alcalde, nadie. Así que, al final, tuvo que ser él quien se pusiera al frente. Estaban todos un poco asustados;  lo normal, nadie sabía qué podría pasar.

 Mi abuelo también me contaba que, cuando se anunciaron los resultados de la contienda electoral, el Partido Socialista obtuvo 6 concejales, los Comunistas ninguno y los 5 concejales restantes los ganó el partido de la derecha. La derecha en aquel momento era Adolfo Suárez y la UCD. Quizás eran realmente el centro, no Fraga y  todos los demás, me decía. También solía explicar que las personas que estaban detrás de la UCD de Setenil en esas elecciones eran buenas personas, mentaba con muy buenas palabras a D. Pedro García Ordoñez  (QEPD) y otros. Decía que aquí no existía entonces una derecha extrema.
Me contaba su campaña como muy buena. Tenían un coche, un Ford Fiesta con altavoz incorporado, e iban de un lado a otro del pueblo al campo y del campo al pueblo. Hicieron una publicidad estupenda. El resultado, sin duda, fue realmente bueno. Tras estos acontecimientos, se realiza el primer pleno municipal con los concejales electos y es ahí donde mi abuelo se hace primer Alcalde democrático de Setenil de las Bodegas.
Él me contaba que en los pueblos de los alrededores pasó lo mismo. Alcalá se convirtió en socialista, Arriate  en comunista, Ronda en algo distinto… Las primeras elecciones ahí las ganó el Partido Andaluz, seguida del Partido Socialista y el Partido Popular; Olvera se convirtió en socialista también… De hecho, la mayoría de los pueblos se convierten en socialistas, según me contó. En cualquier caso, uno se puede tomar la licencia de decir que, desde luego, se trató de unas elecciones históricas que convirtieron a estas personas, contribuyentes al cambio, en grandes héroes nacionales, que siempre serán recordados en la Historia.
Mi abuelo me contaba que, durante los dos primeros años de su mandato, no cobro sueldo alguno, hasta que después y de conformidad con lo decidido en Pleno Municipal, se acordó que el Alcalde de Setenil debería tener un sueldo de 35.000 pesetas, que es lo que percibió los dos últimos años de su mandato.

Algunas historias me contó, como que cuando entró en el Ayuntamiento estaba todo muy mal organizado. No tenían ni una sola peseta. La gente no pagaba los impuestos, y lo poco que la gente pagaba se repartía. Se repartía entre ellos. Cada uno tenía una cartera: uno era responsable del agua, el otro de la recolección de basura, etc. Así que cogió todos los libros de cuentas que tenían por separado, los quemó y, desde entonces en adelante, el dinero fue a parar a una única cuenta: todo lo que entraba en el pueblo, iba a su caja, no a aquél uno u otro, como antes.  Mi abuelo hizo una reforma después de dos años en el Ayuntamiento,  después de  muchísimos problemas para llevarla a cabo. No era otra que conseguir que la gente pagara sus impuestos por lo que se ganó muchísimos enemigos. Pero lo consiguió, y con el dinero que recaudaban y el que recibían de Diputación, empezaron a hacer cositas como diversas mejoras en las carreteras, ya que las carreteras del pueblo en aquella época eran inadecuadas para el tránsito de los coches.
También me contó, que en aquél entonces, el pueblo no tenía luz, ni dentro ni a las afueras, ni en las fincas ni en las casas aledañas al campo. Mi abuelo, después de un año o año y medio, le dijo a la gente que quería reunirlas para hablarles, dijo que tenía que subir un poco los impuestos para poder permitirnos traer la luz a Setenil. De hecho, tuvo que ir a Cádiz en aquellos días, con un presupuesto de risa y un poco de dinero extra que habían logrado recaudar. El ingeniero civil que trabajaba para el gobierno regional le dijo que no era suficiente, que costaría 5.000.000 millones de pesetas de la época llevar la luz al pueblo, que el pueblo tendría que contribuir con 1.500.000 de pesetas y que, sólo entonces, la Diputación daría en concepto de bonificación la cantidad de 3.500.000 de pesetas, pero no tenían esa cantidad de dinero. No tenían ingresos extra de ninguna clase, y mi abuelo se preguntaba cómo podrían hacerlo. Recuerdo que me contó que fue a ver al ingeniero de nuevo y que le dijo “no tenemos un duro en la cuenta del pueblo para pagar esto, ¿qué podemos hacer, cómo podemos conseguir los 3.500.000 de pesetas de la Diputación para empezar los trabajos?” El ingeniero le contestó que lo que tenía que hacer era escribir a la Diputación y decir que querían empezar los trabajos, que estaban listos para empezar y que él mismo como alcalde iba a tomar el control personal del proyecto. Así lo hizo. Y pronto desde Diputación  enviaron ese apreciado y tan necesario dinero para empezar los trabajos. Entonces surgieron nuevas dudas al respecto, puesto que el total del presupuesto aún no estaba cubierto del todo; “¿Cómo podremos llevar a cabo estos trabajos únicamente con 3.500.000 de pesetas? No es suficiente, ¿qué podemos hacer?”. En vista de la situación, convocó un Pleno Extraordinario, pero el ingeniero había encontrado mientras tanto a una firma de Ubrique que se comprometió a llevar a cabo el trabajo por 3.500.000 de pesetas. Y es así, de este modo, como la luz llegó a Setenil y todo el mundo quedó muy contento.
 Me decía mi abuelo que hicieron muchos cambios con muy poco dinero, por nada, realmente. En el campo, en la Venta de Leche, no tenían luz tampoco, ni una línea telefónica. Me contaba que quizás gustaba porque no sabía leer perfectamente ni escribir  y que, cuando iba a la Diputación a verles, iba con el corazón en la mano y, en consecuencia, todo el mundo lo quería. Decía que habló con el Presidente de la Diputación sobre la Venta Leches y le dijo que les había prometido que tendrían luz… Promesa sagrada y más para un hombre de palabra. Por lo visto incluso el Presidente fue allí, a la Venta de Leches y les dijo a sus vecinos que si Cedeño les había prometido luz, entonces tendrían luz. Y así lo hicieron.

También recuerdo que decía algo de la Guardia Civil en la época,  que la Guardia Civil estaba aquí, en el cuartel a la entrada del pueblo. Todavía eran poderosos, todavía sentían que estaban ahí para controlar el pueblo. Pero ya todo había cambiado. La bandera de Franco había sido sustituida por la bandera del Rey. Mi abuelo tuvo que dirigirse al sargento y le tuvo que comentar que debían ir a Cádiz a por la nueva bandera de Setenil. Lo hicieron y cuando la bandera llegó, se hizo una pequeña ceremonia en la cual él pronunció un discurso.  Resulta cuanto menos curioso; él me decía siempre que todos los discursos que hacía, salían directamente de de la improvisación de su cabeza. Él siempre decía que el primer comandante con el que tuvo que tratar fue un poco difícil, pero que pronto fue sustituido, y que entabló muy buena amistad con el nuevo comandante destinado en Setenil.

Entre las anécdotas de las muchísimas contadas por él hacia mí, porque él sabía que me gustaba -y mucho- la Historia, me contó también que había una familia aquí apellidada Camacho, que él decía que casi han desaparecido a día de hoy, al extremo de que  sólo quedan algunos sobrinos descendientes de esa familia en Setenil. Según mi abuelo, los Camacho eran gente muy poderosa que, en época de las procesiones de Semana Santa, acostumbraban a traer bandas de música aquí que costaban mucho dinero.
Según me contaba mi abuelo, se dirigió a uno de ellos, que era Hermano Mayor de la Hermandad de Padre Jesús Nazareno, su nombre era Antonio Camacho. Mi abuelo le dijo que el pueblo debería tener una banda propia para la próxima Semana Santa, pero que eso implicaría gastar mucho dinero en equipamiento, en instrumentos y en ensayos. Antonio estuvo de acuerdo en todo momento con mi abuelo y es así como pudieron comprar todo el equipamiento necesario en Málaga. Así que dos o tres meses antes de la Semana Santa, tal y como prometió, Setenil tuvo la que sería una de las mejores bandas de música de toda Andalucía, bajo la supervisión de un músico titulado, un músico de la banda de la Legión de Ronda, llamado Gallardo.
Me contaba –y añoro– que con él empezaron muchas cosas para el pueblo, como el centro de salud y que, con muy poco dinero, hicieron muchas cosas: setenta casas nuevas en la parte superior del pueblo y el suministro de agua. Decía orgulloso que todo ello se había logrado con base a un presupuesto súper pequeño y que todo eso se hizo en tan sólo 4 años gracias a la colaboración de todos, pero especialmente a su empeño en que Setenil progresara y fuera mejor para sus vecinos.

 Mi abuelo dejó la Alcaldía de Setenil orgulloso de sus logros, dedicando el resto de su vida a negocios de hostelería, que le hicieron de terminar una vida muy digna y provechosa.
Con estas últimas líneas termino con este pequeño homenaje a mi abuelo, algo que soñaba con brindarle desde hacía  mucho tiempo. Éstas eran sus palabras, sus ideas y su vida; las de una persona muy sufrida desde su infancia, con episodios vividos muy duros y ciertos encontronazos difíciles de digerir, pero que era necesario compartir … Necesario y, sobre todo, justo, más que nada para que sepa dondequiera que esté que no lo olvidamos y que para mí, personalmente, es un orgullo haberlo tenido como maestro y que me haya brindado esta, su gran historia,  antes de morir. Sin duda, mi abuelo -como todos los primeros alcaldes de la democracia- pasaran a la historia como grandes héroes que daban su vida si fuera necesario por sus ideales. 
Considero que es algo que, en parte, no es necesario porque estos valientes ya tienen su hueco en la Historia, pero hoy siento la necesidad de recordar y de celebrar lo que fue, es y será.

 Autor,

RAFAEL DOMÍNGUEZ CEDEÑO. 28/07/2016. 


 Algunas imágenes de mi abuelo como primer Alcalde Democrático de Setenil de las Bodegas.


 Autor,

RAFAEL DOMÍNGUEZ CEDEÑO EN MEMORIA A MI ABUELO, SETENIL A 28/07/2016. 

viernes, 22 de julio de 2016

Oficios y cargos políticos de nuestro pueblo durante la segunda República. 1932.

Hola amigos/as, en esta entrada quiero compartir con todos/as ustedes un documento que pude conseguir hace relativamente poco tiempo junto con otros cinco papeles más, todos hablan de lo mismo cargos políticos y oficios de nuestro pueblo, el que presento y trataremos a continuación es del año 1932, los otros restantes son de 1905, 1910, 1920, 1927, este de 1932 y uno de 1945, todos ellos comprado en una casa de antigüedades en Vizcaya por mí .

 Es impresionante la cantidad de oficios y trabajos que existían no solo en Setenil, sino en todo los pueblos serranos, oficios en su mayoría desaparecidos, y más que nada porque lo que antes hacia una persona ahora lo hacemos con tecnología.
 En el pequeño papel no solo encontramos los oficios y cargos, también podemos ver quienes eran sus propietarios, eso si, en la mayoría de los casos solo viene el Nombre y primer apellido, suficientes para saber  más o menos quienes eran estas personas. La idea es dar a conocer estos oficios y cargos por si pueden ser de interés para alguien.

algo de historia de este periodo:

  No hay que olvidar que el presente papel esta realizado a mediados aproximadamente  del primer Bienio Reformista, cuando en Setenil  está completamente asentada la Corporación Republicana, cuyo al frente estaba D. Pedro Porras Jurado como alcalde Republicano de nuestra Villa, es curioso porque este personaje aparece de alcalde en República y luego reaparece también bajo mando Nacional como Alcalde de nuevo, caso extraño ya que es impensable que un alcalde republicano del partido Radical aguantara en el poder hasta el final de la guerra 1939, D. Pedro lo consigue.
 También sabemos que el primer Teniente de Alcalde era el prestigioso y afamado en la época D. José Domínguez Camacho, en este caso por el partido socialista, José fue el fundador en mayo de 1930 del sindicato de caracter socialista " La Defensora", afín a la UGT. Posteriormente en agosto del 31 constituirá, junto a Francisco Beltrán el sindicato socialista " El Avance". Y es que el municipio serrano es de aquellos que sin estar implantado el PSOE, ya desde antes de la elecciones municipales de abril había sindicatos de matiz socialista. Como segundo Teniente de Alcalde estaba D. Manuel Gómez  Benítez, que realizo esta función desde 1931 hasta 1934. Sin duda tres personas que nos contarían grandes historias de este periodo tan inestable que vivió nuestro pueblo entre 1931 y 1939.

 El caso es que no puedo desviar el artículo hacia los acontecimientos de la época, no es lo que nos interesa en este artículo, por tal volviendo al presente papel, veremos lo que tratamos que son los oficios y cargos de nuestro pueblo en 1932.

 En estas dos fotografías podemos ver y apreciar muchos de los oficios existentes en República en nuestro pueblo y que a día de hoy ya no existen en su mayoría:




Saludos.
Rafel Domínguez Cedeño.

domingo, 3 de julio de 2016

Lo que nos dice un simple botón, 2 parte.

Hola amigos/as, en esta entrada quiero enseñaros un precioso botón de mi colección, que fue encontrado en nuestro término por casualidad por un vecino mientras paseaba. Antonio L.M, la persona que se lo encontró y que luego me regalo, recuerdo siempre sus palabras, "toma Rafael un botón con numero que me encontrado en el carril de....", en fin, me lo lanzo y le comente que ya le comentaría sobre el hallazgo.
Y es que se trata de un precioso botón de infantería de linea de la Guerra Independencia española, en este caso del ejercito Francés, realizado entre 1806 que es cuando aparece este regimiento y utilizado hasta 1813, y que perteneció a la denominada y famosa en la época "La Grande Armée" que significa gran ejercito. Sin duda, el soldado que llevo este botón por nuestras tierras tuvo que ver y escuchar muchísimas historias que a día de hoy se cuentan  en nuestras redes sociales como las batallas libradas en Venta Leches y Escarpe del Río Trejo entre otras muchas.

 Seguro que escucharía también hablar del peligro en la zona de las famosas guerrillas, sobre todo de los fieros guerrilleros setenileños/as que luchaban al lado de Pedro Zaldivar, apodado el cabrero porque fue pastor, sus guerrilleros eran más de 300, gran mayoría de ellos de nuestro pueblo y alrededores. Y como no, nuestro gran guerrillero el Cura Francisco Lobo, un gran guerrillero de Setenil o más bien destinado en Setenil, que recluto muchísimos vecinos dando muchos quehaceres a los franceses, tanto que llegaron a poner una gran recompensa por él vivo o muerto, sin duda un héroe local.

 También el soldado Francés que porto este botón del regimiento numero 95, escucharía los relatos sucedidos en las inmediaciones de los Escarpes del Río Trejo, donde como ya sabemos murieron muchos franceses tras ser atacados por guerrilleros de nuestro pueblo y comarca, o el enfrentamiento en Venta Leches donde cayeron muchas partidas de grandes guerrilleros como la de Zaldivar, Clavijo, Benaojan, Cortes y otros pueblos, que fueron rodeados por 1000 franceses, seguro que uno de esos mil soldados, era el portador de este botón con casi total seguridad.

 Quien sabe, quizás estuvo incluso acompañando o escoltando al mismísimo José Napoleón I, en el primer trimestre de 1810, donde el propio Rey incluso, conoce muy de cerca la amenaza e importancia de las Guerrillas en nuestra zona, se intento una redada en la ciudad de Ronda, aposentos de José Napoleón en esta visita, pero fue detenida por un fuerte grueso de la Guardia Real y del regimiento Nº 2 de Húsares, bajo mando del General Auguste Julien Bigarri, que desbarato la acción del Marino José Serrano Valdenebro que reunió un enjambre de más de mil quinientos paisanos de esta serranía dispuestos a morir por su Patria.

 Sin duda, este soldado de uno de los mejores ejércitos de la época  sabia de los peligros de nuestra sierra, ya que fueron muchísimos los franceses que cayeron víctimas de los asaltos y emboscadas, más que nada porque la serranía de Ronda era el epicentro de la actividad guerrillera en la Andalucía napoleónica.

 Por ello, podríamos hablar de un movimiento guerrillero con denominación de origen. A diferencia de las guerrillas de otros lugares, aquí las partidas son los vecindario de los pueblos serranos y sus jefes los individuos más carismáticos de aquellas comunidades, bien por dignidad o bien por ascendiente político, social, económico, militar, etc. Muchas partidas fueron mandadas por sus Alcaldes, como la de Parauta dirigida por Juan García, o la de Alpandaire por el presbítero Alonso Lobillo, o la de Setenil dirigida por nuestro famoso cura Francisco Lobo, entre otras muchas dirigidas por militares retirados o incluso ganaderos destacados.

 Estas guerrillas infieren desde luego grandes quebrantes a las fuerzas napoleónicas que andan por la zona y son tanta las victimas y heridos de sus asaltos y emboscadas, que pronto nuestra serranía cobra triste fama en las filas imperiales como el cementerio de Francia. Quien sabe, incluso el portado de este bonito botón puede que este en dicha lista negra.
 Lo que si es seguro que todo Francés destinado a nuestras tierras sabia a lo que se enfrentaba, el temor a las guerrillas sobrecoge a los soldados napoleónicos aún antes incluso de pisar suelo Español, mantiene al soldado en un estado de tensión continua que mina su ánimo. Por tal, dada la presión que soportan los soldados imperiales en sus desplazamientos por Andalucía, las partidas no sólo son responsables de una guerra de desgaste, sino también de una guerra de nervios.

 Hay que tener en cuenta que gracias a estas guerrillas España gana la guerra, se calcula que existieron unas 4.000 partidas de guerrilleros en la Península, que llegaron a acabar con unos 80.000 franceses en cada año de guerra. Sus actividades se dirigieron fundamentalmente contra las lineas de comunicaciones y abastecimientos de las fuerzas napoleónicas, generando una profunda frustración entre sus mandos, caso del mariscal Soult, quien, en un principio, había considerado a los guerrilleros como simples bandidos y asesinos. Pronto se dio cuenta de que estaba ante un enemigo imprevisible y difícil de someter. No obstante, estos grandes personajes gozaban de una notaria admiración entre el pueblo por su estilo de vida, independiente y valerosa.

 En definitiva un simple botón de un soldado que le toco como destino el peor sitio, que no sabemos si sobrevivió, cosa que dudo, pero sin duda estuvo al menos destinado en uno de los mejores ejércitos del momento " La Gran Armée" el gran ejercito de José Napoleón I.

   Botón de cobre plano con número del regimiento dentro de una orla, de Infantería de Línea de entre 1806 y 1813, de la Grande Armée. Guerra De La Independencia Española. Ejercito Francés.


Lo que nos dice un simple botón 1ª parte.
1ª PARTE.

 Información sobre la Grande Armée.
GRANDE ARMÉE.

SALUDOS.
Rafael Domínguez Cedeño.


sábado, 25 de junio de 2016

Nueva fotografía de calle Jabonería 1965.

Hola amigos/as, en esta entrada quiero compartir con todos/as ustedes una postal turística de calle Jabonería de el año 1965 coloreada a mano y editada, sin duda una de las calles más emblemáticas, histórica y bonita de nuestro Municipio.

 La calle Jabonería al igual que la calle Cantarería, Herrería o Mina, nos esta diciendo a voces aquí hay historia para contar, oficios perdidos de antaño tan antiguos como nuestro pueblo, por tal la Jabonería como su nombre indica fue en antaño una fabrica de Jabón que no sabemos que importancia pudo llegar a tener, pero que seguro fue muy importante en alguna época en concreto.

 Si repasamos la historia se cree que el jabón se inventó hace unos tres mil años. Se han encontrado en la Mesopotamia tablillas de arcilla sumerias que mencionan la mezcla que se obtenía de hervir aceites con potasio, resinas y sal y sobre su uso medicinal. Sin duda nuestra Jabonería no la podemos situar tan atrás en el tiempo.

 Fenicios, egipcios, germánicos, celtas, griegos, etruscos, romanos etcétera, todos eran conocedores del jabón, pero tampoco situaría nuestra Jabonería en ninguna de estas épocas.
 Si tuviera que elegir una época en concreto me decantaría sin duda por la Árabe ya que la mezcla que ellos empleaban si que tiene que ver con nuestro entorno.
 Hay que tener en cuenta que la primera Jabonería europea la construyeron los Árabes a finales del siglo X en Al Andaluz, en Sevilla. En el Valle del Guadalquivir, donde había grandes olivares y marisma, se obtenían las materias primas necesarias para fabricar un jabón que cuatro siglos más tarde se conocería como jabón de Castilla. Aún así en Andalucía se siguió llamando por el nombre árabe, almona, a las fabricas de jabón. El monopolio de jabón en Sevilla, ostentado por los marqueses de Tarifa en el siglo XVI, fue ampliado hasta América después de la conquista. El jabón de Castilla, al provenir de aceites vegetales en vez de grasas animales, podía utilizarse en la higiene personal. Fue así que los europeos se volvieran más limpios y empezaron a desaparecer las grandes pandemias.

 En definitiva una calle con historia sin duda, como nuestro pueblo en sí, sus calles y nombres son piezas de gran valor para conocer nuestras raíces que por suerte para nosotros rebosan de historia.

 A continuación os dejo esta bonita postal y otras de este bonito lugar de nuestro pueblo.

 1ª- se trata de una postal de mi colección desconocida  hasta ahora de 1965, fue publicada por Santa Fe Cieza ( Murcia). Escrita el 12 de agosto, feria de nuestro pueblo, por un hombre llamado Baldomero y dirigida a sus hijos y esposa, al parecer acompañaba una orquesta de Sevilla , posiblemente se dedicara al cante ya que también le acompañaba un tal Manolo Rey, por lo visto buen cantante sevillano en la época. Le parecería bonito a Baldomero nuestro pueblo cuando decidió enviar esta bonita instantánea  a su familia. La postal esta coloreada, cosa muy común en la época, lo que indica que era en blanco y negro. En ella vemos unas edificaciones poco alteradas aún por el tiempo y conservando la originalidad de los años 20, a sus pies el Guadalporcum , nuestro preciado río, una calle maltratada por este mismo, que en 1949 destrozo parte de la albarrá que protegía estas viviendas de sus grandes riadas. Detalles comunes y normales en la época como esos jaulones para pájaros perdices o esas gallinas a los pies de las casas, los animales en esta época eran muy importantes casi sagrado, ya que daban el sustento del día a día, ropa tendida como aún se sigue asiendo, y la típica forma de construcción en nuestro municipio, todo junto hacen de esta instantánea una gran pieza de colección a nivel local.


 Foto de Antonio Sanchez década de los 70.
Foto de los años 80.
Foto Actual.


 Anversos de las instantáneas.

SALUDOS.
Rafael Domínguez Cedeño.

domingo, 19 de junio de 2016

Los principales labradores y ganaderos de nuestro Término durante la Restauración 1904. Setenil.

Hola amigos/as, en esta entrada quiero dar a conocer un interesante documento donde podemos ver los principales labradores y ganaderos de nuestro municipio de principios del siglo XX, (1904), es decir la élite mandataria de la época.
 Época sin duda de muchos movimientos sociales, entre ellos se intentaba regenera el sistema político de la Restauración, con este acto se conocería también la otra imagen de Andalucía, la que siempre se había olvidado; hambrienta, miserable, con unos jornaleros que trabajaban de sol a sol por una miseria, en condiciones de explotación infrahumanas, con un paro endémico y un analfabetismo que alcanzaba, en 1910 y en nuestra zona, entre el 86 y el 90%. Y junto a esto una burguesía reaccionaria e inmisericorde que explotaba a un campesino al borde de sus más elementales necesidades.

A todo esto hay que sumar la crisis agraria de 1903 y 1904, por el cual posiblemente fue realizado el presente documento. Hay que recordar que fueron años en los que especialmente se manifestó una crisis agraria con importantes consecuencias, la cosecha en nuestra zona fue prácticamente inexistente. Esta situación supuso la ruina de pequeños labradores y ganaderos que no pudieron recoger si quiera lo invertido en simiente, y no tuvieron apenas producción triguera para destinarla a la planificación. Muchos de estos pequeños labradores, para poder subsistir, especialmente en nuestra localidad, se pusieron en manos de usureros, personas en la época que se dedicaba a prestar dinero que luego tenían que devolver con grandes intereses. Eran personas sin escrúpulos que sacaban grandes tajadas de estos negocios, muchos de estos labradores perdieron sus tierras, fueron literalmente absorbidas por los grandes terratenientes que se enriquecieron aún más tras esta grave crisis que sufrió Andalucía en su totalidad.

 Esta situación se vuelve inaguantable , entre el hambre de la población, el paro, absentismo de los propietarios, despreocupación del poder por la situación del campesinado, entre otras cosas, lleva a la población a ponerse en movimiento y surgen la mendicidad, asaltos a fincas y cultivos, pasando por la emigración. Cuando hay hambre, no hay tiempo nada más que para buscar comida.

Sin duda una época muy inestable con fuertes sucesos en la zona, los nombres de las 11 personas de  esta lista posiblemente eran personas muy acomodadas y los mandatarios del poder político de nuestro pueblo, posiblemente se realizara para la organización campesina que consistía en una serie de normas, la vía legal; consistente en la organización de pleitos contra los señoríos. Acción directa, para los robos, incendios, pillaje, bandolerismo y ocupaciones de tierra y, la acción política, organizada por la dirección de un grupo político organizado, en este caso el del presente documento, que conduciría, junto con la acción directa organizada, a la toma de conciencia de clase.
 Es una de mis hipótesis, aunque también debido a la crisis de estos años y al incorporado de cajas rurales en la zona, se organizaran para pedir ayudas, que lo dudo mucho. En cualquier caso, si o si,  eran los lideres indiscutibles de nuestro municipio y por tal los que hacían y deshacían.

En definitiva hay que tener en cuenta que en las grandes explotaciones agrarias de la baja Andalucía la ganadería jugaba un papel tan importante como los cultivos agrícolas. En este tipo de explotaciones la ganadería estaba estrechamente vinculada a la agricultura a la que suministraba trabajo, abonos y dinero en metálico, al tiempo que los ganaderos se beneficiaban de los barbechos y de los residuos de las cosechas. Dada esta vinculación las figuras del gran agricultor y gran ganadero se fundían en una misma persona que era la del gran labrador que dirigía la explotación agraria. Este gran labrador aprovechaba su importancia económica y social para imponer su poder en los concejos municipales, a fin de inclinar en su propio beneficio la explotación de los espacios rurales colectivos en los que mantenía su ganado durante buena parte del año.

 Los nombres del presente documento son;
 - Don Pedro Guzmán Zamudio.
-  Don Enrique Sánchez Serrano.
-  Don Juan Carrasco García.
-  Don Pedro Porras Benitez.
-  Don Sebastián Guzmán Zamudio.
-  Don Antonio molinillo Villalón.
-  Don José Zamudio ¿Higuero?.
-  Don Juan María Sánchez Blanco.
-  Don Antonio Barriga Anaya.
- Don Manuel Sánchez Serrano.
-  Don Francisco Ortega Becerra.
 El documento esta firmado por Sebastián Guzmán Zamudio, que era Alcalde de nuestro Municipio, el quinto de la lista de los principales labradores y ganaderos.

 Agradecer a mi buen amigo Don José Manuel Amarillo por compartir conmigo este precioso documento cargado de historia. Y a su propietario el administrador colegiado de fincas rusticas, abogado y perito tasador, Don Francisco Jordi Sánchez.

 Copia del documento original de mi colección.

Rafael Domínguez Cedeño.
 Saludos.

domingo, 8 de mayo de 2016

Fotos antiguas de Setenil que marcan el desarrollo económico en la década de los 60.

Hola amigos/as, en esta entrada quiero compartir tres fotografías de la década de los 60 pertenecientes a mi colección, años que el desarrollismo económico sin duda mejoró de forma notable, aunque desigual en nuestro pueblo. Se trata de tres instantáneas realizadas posiblemente por el afamado fotógrafo D. Antonio Sánchez.
 En una de ellas podremos apreciar un grupo de cinco trabajadores setenileños, en el rebaje destinado a unas viviendas que se le conocen incluso a día de hoy como los pisos los maestros. Las otras dos , se observan trabajadores en el rebaje para la cimentación de la plazoleta de la Villa, más concretamente en la fachada principal destinada a mirador.


 Estas fotografías, sin duda están realizadas en unos años  los cuales supusieron un cambio social de importancia, por ejemplo estaba en pleno apogeo la emigración rural a las grandes ciudades y a Europa Occidental. No hay que olvidar que esta emigración trajo consecuencias positivas reseñadas, pero también el desarraigo humano y el gran aumento de la diferencia de riqueza entre regiones del país. Hubo un gran aumento de la población, se reducía la tasa de mortalidad y aumento la tasa de natalidad que ya de por si estaba relativamente alta.
 En 1963 aumentaron las prestaciones sanitarias y los sistemas de pensiones. El déficit de vivienda se redujo con campañas de construcción de viviendas, ( como los pisos los maestros). En parte fue una década relativamente buena ya que al final de la misma dos tercios de los hogares en zona de cobertura tenía televisor y un cuarto coche. Con este acceso a este nuevo tiempo, es decir con esta información, se creo una nueva mentalidad entre los más jóvenes que trajo consigo sus consecuencias como por ejemplo; la perdida de influencia de la doctrina religiosa en la sociedad, cosa tan seria en la época, o los nuevos hábitos de relación social y sexual y la influencia de modas y costumbres de otros países.


 En definitiva los años 60 supusieron un gran cambio social para nuestra sociedad y en este caso nuestro pueblo, no hay que olvidar que más de un millón de personas, entre ellos muchos setenileños/as, emigraron a Europa Occidental para desempeñar los trabajos con menos demanda local, y España empezaba a respirar gracias a la situación favorable que se vivía en el mundo, llevó a que crecieran rápidamente la industria y los servicios en España.


 Centrándonos en las fotografías, empezare por la bonita instantánea realizada a los pies de las Calañas ( pisos de los maestros), donde podemos ver cinco trabajadores en plena faena.
 Faena que aún era realizada toda a mano, como era muy normal en la época, a base de pico, pala, porros, cuñas, etcétera, que sin duda nos resulta sorprendente y algo muy lejano en el tiempo para nosotros, pero para los que tienen más años son recuerdos que traen a la memoria el modo de vida de antaño. Una forma de vida de nuestros abuelos y bisabuelos que vivían de forma diferente a la que se vive hoy.




En las siguientes fotos podemos ver hombres que hacen una parada para posar ante el fotógrafo que parece que les pide sus miradas para inmortalizar estas bonitas fotos. Delgados, o más bien fuertes, hombres trabajados del campo, que vivieron una etapa muy complicada de nuestra sociedad y que gracias a ellos/as se consiguieron muchas cosas que hoy forman nuestra democracia. Por tal solo me queda decir que honremos a nuestros mayores que aún viven y pensemos de vez en cuando en lo que tuvieron que pasar para llegar a ser lo que somos, y a los que ya no están, que no son olvidados,  dedicadas estas líneas a todos/as ellos.




SALUDOS.
Rafael Domínguez Cedeño.
 

martes, 26 de abril de 2016

Heráldica de Setenil. El yugo y coyunda enlazada, más la divisa del Sol.

Hola amigos/as, en esta entrada quiero hablar un poco de nuestros escudos heráldicos, más que nada porque son muchas las personas que me preguntan y piden explicaciones de ello, por tal mi intención es intentar dar uno orientación de los mismo repasando su historia que no es poca.


Como es sabido por numerosos documentos, Setenil usaba antiguamente un escudo con yugo y una coyunda enlazada, con corona real abierta, si bien, desde el último cuarto del siglo XIX empezó a usar la divisa de un sol, como consta en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, con nota explicativa del simbolismo que alude - según dice la nota- a que la villa fue ganada a la salida del sol.


 El gran admirador mío y erudito Don Alonso Pérez de Aguilar recoge también la divisa del Sol, en tiempos modernos, pero explicando que se debe al Alcalde Pedro Ximénez Montoro de Vilches, que ostentó el cargo en el siglo XVIII, y que por su apellido Vilches tenía un sol por blasón, de donde pasó al escudo de la villa. en todo caso, se trata de una divisa sin gran interés en la localidad. A mi punto de vista sin duda esta es la hipótesis más acertada sobre la divisa del sol, hay que recordar que muchísimas familias que aportaron un sol a sus escudos fue por sus apellidos, como los Solís de Badajoz y otros muchos, en este caso D. Pedro como Alcalde y máxima autoridad del momento lo pudo intentar introducir como escudo principal de Setenil tras su mandato, sin duda fue un fracaso.
                                                       

 No  fue hasta la década de los 60, donde volvemos haber la divisa, esta vez implantada o reintroducida por el prestigioso y muy querido alcalde en Setenil D. José Aguileras Valle, donde volvemos a presencia durante su mandato en todos los documentos la divisa del sol, otro intento que  tras finalizar su alcaldía dejo de usarse. No se porque intentaron reintroducir esta divisa las autoridades del momento, supongo por la necesidad de tener un escudo legitimo y exclusivo de Setenil, ya que el que tenemos como escudo principal a día de hoy en verdad no es nuestro escudo originario de Setenil es decir, si repasamos la historia encontramos por ejemplo que por Real Cédula de los Reyes Católicos dada en Córdoba el 25 de Julio de 1485- es decir, dos meses después del privilegio de Baza- se concedió a Ronda el siguiente escudo:


"Armas de la ciudad, así mismo es nuestra merced y voluntad que dicha ciudad de Ronda allá y tenga por armas un yugo dorado con sus coyundas de plata cortadas y el campo colorado, las cuales dichas armas le damos a la dicha ciudad para ahora y para siempre jamás", como vemos blasón que pasó a ser también el de Setenil, por ser aldea en aquella época dependiente de Ronda, y que siguió usando después de su independencia de esta ciudad que tuvo lugar en 1630, tras mediante el pago de la escalofriante suma de 23.000 ducados a la Corona, y de una fuerte suma casi igual a la ciudad de Ronda, tras estos pagos fuimos libres del vasallaje que fue sometido por dicha ciudad durante muchísimos años.


¿Pero porque no cambiemos este escudo con la guerra que teníamos siempre con Ronda?.
 ¿ En verdad a día de hoy Setenil de las Bodegas carecería  de escudo heráldico municipal debidamente legalizado?.
 Pues se intento en alguna que otra ocasión,  por ejemplo de 1876 existe en el Archivo Histórico Nacional de Madrid una nota enviada por el Ayuntamiento , en que se da una extraña versión del escudo de la Villa, pues se afirma que está formado por un sol, porque Setenil fue ganado de los moros a la salida del sol del día 21 de Septiembre de 1484, habiendo dispuesto esta divisa el último Marqués de Cádiz. Pero esta afirmación no ha podido corroborarse con otras pruebas documentales, ni en ningún momento ha arraigado la divisa del sol, que los propios vecinos consideramos impropias y sin tradición local, aunque fuese empleado en tiempos modernos como hemos visto en el intento de reincorporar esta divisa en la década de los 60.


 Por tal teniendo en cuenta  que el testimonio del yugo y la coyunda varia en ciento sesenta y cinco años al de la divisa del sol, ha de tenerse aquél por más autentico ya que, además, mientras el primero procede de documentos abundantes en el Archivo Municipal de uso normal en la época, el segundo que procede también de Archivo oficial, pero sin embargo de dudosa autenticidad, pues parece una opinión personal del Alcalde de entonces como dijo d. Alfonso Pérez, y manifestadas precisamente en plena época de decadencia de la heráldica española. Sobre todo, la razón de dependencia jurisdiccional de Setenil respecto a Ronda, explica perfectamente el uso del Yugo y la coyunda por la villa sufragánea, y es argumento suficiente para que el escudo de Setenil se organice en base de esta divisa.


 Sin embargo, es evidente, que la misión principal de la Heráldica es distinguir, mediante signos simbólicos, a unos municipios de otros, por lo que ha de tenerse la precaución de considerar que la similitud propuesta no llegue a la identidad. Este posible temor queda desvanecido en base a las siguientes razones: 1ª Que Ronda incorporó a su escudo posteriormente las columnas de Hércules con el Plus Ultra de Carlos I, de las que se prescinde en este proyecto. 2.ª Que Ronda pone una corona real abierta, dentro del campo del escudo, que nosotros ponemos fuera, en el lugar del Timbre. 3.ª Que las coyundas del blasón de Ronda aparecen rotas y nosotros las proponemos enteras, porque así figuran en el sello del Concejo de Setenil de 1711. Y 4ª. Que los metales oro y plata que en el escudo de Ronda corresponden, respectivamente al yugo y a la coyunda, los utilizamos cambiados, para la coyunda y el yugo, con el fin de acentuar la distinción.


 Por tal, el que suscribe, respetuoso siempre con la tradición heráldica local documentalmente comprobada, entiende que el escudo heráldico municipal de la Villa de Setenil, provincia de Cádiz, podría describirse de la siguiente manera:


 ARMAS: De gules, el yugo de plata, puesto en banda, acompañado de una coyunda de oro, que con sus enlaces llenan el campo del escudo. Al timbre corona real abierta.

En definitiva, al menos nos quedamos con el escudo que primeramente fue entregado a Ronda y que sin duda es de gran belleza, la divisa del Sol tendrá que seguir esperando por lo pronto, a nivel personal me alegra que no se consiguiera implantar la divisa del sol, más que nada por la fuerte suma que tuvimos que pagar a Ronda y la Corona por ser libres, por lo menos le arrebatamos su escudo que era el nuestro también, y por tal, tuvieron que ser ellos quien hicieran nuevo escudo.
 Esta es parte de la historia que hay detrás de ese escudo que tanta gente pregunta su significado, que no es poca, e incluso se podría alargar si investigamos más, pero eso lo dejaremos para otro momento.

 Fotos de los escudos aquí hablado.

Sello del Ayuntamiento de Setenil, de un documento fechado en 1711. Dado por Real Cédula de los Reyes Católicos en Córdoba el 25 de julio de 1485, que fue concedido a Ronda,  y Setenil usaba como Villa perteneciente a la misma hasta 1630, fecha en que se liberó de esta dependencia. Este sello actualmente es la heráldica de Setenil, no viendo sido alterado desde 1485, sin embargo Ronda tuvo que formar un nuevo escudo.


Sello de la divisa del sol que se cree pudo ver sido fundado en el siglo XVIII , por el Alcalde D. Pedro Ximénez Montero de Vilches. También según otras fuentes se dice que alude a que la villa fue ganada a la salida del sol y su divisa fue implantada por el Marqués de Cádiz. . símbolo que fue empleado como escudo por última vez en la decada de los 60 y principios de los 70 por la alcaldía que dirigía D. José Aguileras Valle.






Escudo actual de la ciudad de Ronda.

SALUDOS.
Rafael Domínguez Cedeño.